En pleno 2018 muchas personas siguen creyendo que pueden adelgazar  en poco tiempo sin hacer dieta ni ejercicio. Lo único real  es que somos lo que comemos y no existe solución mágica para poder mejorar en poco tiempo el sobrepeso y la obesidad.

Cuidado con los productos milagro para adelgazar

Cuidado con los productos milagro para adelgazar

La organización Mundial de la Salud califica a la obesidad como la epidemia del siglo XXI. El sobrepeso y la obesidad son un problema de salud pública debido a que se ha asociado con el desarrollo de enfermedades crónicas no transmisibles como son la diabetes, hipertensión, enfermedad cardiovascular y cáncer.

En México tenemos que:

  • Aproximadamente 7 de cada 10 adultos tienen exceso de peso.
  • 6% de los hombres mayores de 20 años de edad, presentan sobrepeso y 26.8% obesidad.
  • 5% de las mujeres mayores de 20 años de edad, presentan sobrepeso y 37.5% obesidad. (Fuente: Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012).

Muchas personas que padecen de sobrepeso y obesidad, principalmente adultos, optan por recurrir a diversos productos que garantizan bajar de peso de manera rápida y fácil, productos como: geles y cremas reductoras, pastillas para control del apetito o reducción y expulsión de la grasa corporal.

Por lo general  estos productos contienen ingredientes, principalmente, con una acción diurética o laxante pero también otros que estimulan el sistema nervioso.

Cuidado con los productos milagro para adelgazar

Cuidado con los productos milagro para adelgazar

Diuréticos:

Producen una rápida pérdida de líquidos, lo que se traduce en una disminución del peso corporal.

Laxantes:

Aunque son útiles en algunos casos de estreñimiento, producen diarreas fuertes y su abuso puede provocar parálisis intestinal, pancreatitis o hemorroides, entre otros problemas.

Fibras:

Se emplean para aumentar la sensación de saciedad y comer menos ya que las fibras solubles tienen la capacidad de captar agua y formar geles solubles que retrasan la velocidad del vaciado gástrico,incrementar la ingesta de fibra incrementaba la cantidad de grasa que se secretaba en las deposiciones. Este proceso ocurre porque la fibra soluble se une a los ácidos biliares que la vesícula biliar secreta en el intestino delgado para descomponer la grasa. La fibra y los ácidos biliares luego se evacuan del cuerpo durante el movimiento intestinal; en última instancia este proceso genera que el cuerpo absorba menos grasa, ya que los ácidos biliares no están presentes en la grasa que se absorbe.

La Fibra soluble:

Está presente en las frutas, verduras, legumbres, avena, cebada, etc. Es fermentada por las bacterias del colon, favoreciendo el crecimiento y mantenimiento de la flora intestinal. La fibra soluble atrapa agua y forma una solución viscosa en el intestino, haciendo la digestión más lenta y recubriendo la pared intestinal de una capa gruesa. Esta acción disminuye la absorción intestinal de algunos nutrientes como la glucosa (beneficioso para los diabéticos) y el colesterol, contribuyendo así a la prevención en enfermedades cardiovasculares.

¿Pueden causar algún daño a la salud?

En el extremo contrario, los productos milagro, por carecer de autorización o por estar mal clasificados de manera intencional, pueden resultar inocuos en el mejor de los casos, o nocivos para la salud de quien los usa, pues no se conoce su composición química.

Cuidado con los productos milagro para adelgazar

Cuidado con los productos milagro para adelgazar

Los productos milagro son:

Generalmente, productos que pretenden crear en el  consumidor falsas expectativas mediante una publicidad engañosa y para llegar a su objetivo esconden intencionalmente los ingredientes de su producto para que las autoridades sanitarias no los detengan en su objetivo. Muchas veces han resultado ingredientes prohibidos que han sido muy nocivos a la salud de los consumidores

Con el consumo de éstos, pueden presentarse efectos como “insomnio, nerviosismo, cólicos, arritmias, calambres, diarreas, mareos, náuseas, prurito, temblores, vómitos, incremento del apetito, alteraciones del hígado, dolor abdominal, inflamación de la piel, taquicardias, dolores de cabeza, deshidratación y malestar en general”.

Por ello les recomiendo

No confiarse de los productos que nos prometen cosas irreales o a todas luces fantasiosas, lo mejor es tener una dieta equilibrada elaborada de acuerdo a nuestras necesidades energéticas, esta puede apoyarse en suplementos alimenticios  que nos ayudan a facilitar el tratamiento y la mayoría de las veces agilizan nuestros resultados.  Algunos ejemplos de suplementos aliados son:

Las proteínas bajas en Hidratos de carbono  que podemos utilizar para conservar o mejorar la masa muscular, la L-canitina que mejora el trasporte de las grasas, la glutamina que apoya a mejorar nuestra fuerza a la hora de realizar actividad. Estos y muchos otros productos pueden ser nuestros aliados en el tratamiento del sobrepeso y la obesidad. No olvidemos que hay que realizar activad fisca un mínimo de 30 minutos diarios al menos 5 días de la semana.

Redactado por:

Lic.Nut.Leticia Correa Alcocer